Jardines amigables con los ovnis: consejos para atraer extraterrestres a su jardín


Tal vez te guste mirar las estrellas, la luna o soñar despierto con algún día hacer un viaje al espacio. Tal vez esté esperando atrapar a un lado de la nave nodriza atrayendo extraterrestres al jardín. Cualquiera que sea la razón, no hay nada más gratificante que hacer de su jardín un tapete de bienvenida para los visitantes extraterrestres.

Haciendo que su jardín sea amigable con los ovnis

Los ovnis nos han fascinado desde hace mucho tiempo, pero ¿por qué solo deberíamos imaginar compartir el "espacio" con nuestros pequeños amigos extraterrestres? Hacer contacto con especies de ovnis es posible cuando sabes cómo invitar extraterrestres a tu hogar.

Una de las mejores formas de hacerles saber a los extraterrestres que son bienvenidos a visitar es agregando plantas de jardín cósmico. Al agregar las plantas adecuadas al "espacio" de su jardín, puede crear un ambiente acogedor para todo tipo de huéspedes de otro mundo. De hecho, a varios seres extraterrestres les gustan las plantas, algunos incluso imitan sus características cósmicas, como si vinieran directamente desde el espacio exterior Tomemos, plantas carnívoras, por ejemplo. Estas plantas de aspecto inusual, como la Venusflytrap, seguramente atraerán a un ocupante de platillo volador que pase.

Otras plantas exóticas también podrían incluir aquellas que tienen nombres "cósmicos" familiares. Grandes opciones son:

  • Cosmos
  • Flor de Luna
  • Moonwort
  • Hierba estrella

No olvide que incluso a los extraterrestres les gusta comer, por lo que las verduras también pueden tener un atractivo OVNI. Con mayor frecuencia se sienten atraídos por la fruta en forma de platillo volador de la calabaza de peregrino; asegúrese de agregar este. Incluir insectos beneficiosos, como prayingmantis, es útil cuando se crea un jardín para amigos extraterrestres. Muchos han viajado juntos y comparten intereses comunes, especialmente su elección de consumo de insectos; ellos también son maravillosos para el control de plagas.

Cómo atraer extraterrestres

Las plantas no son el único elemento atractivo al hacer contacto con seres ovni. Agregue algunos toques decorativos que atraigan la atención de los extraterrestres, siendo la luz láser uno de ellos. Aparentemente, al igual que los gatos, simplemente no pueden controlarse con los láseres y sin duda se sentirán atraídos a investigarlos más cuando se les solicite. Prácticamente cualquier iluminación exterior sutil, como cadenas de luces navideñas, agrada a muchas de estas criaturas. Incluso puedes crear una pista para ellos.

No hace falta decir que si está creando jardines amigables con los ovnis, entonces es una apuesta segura que la adición de algún tipo de característica acuática será útil para atraer extraterrestres. Muchos de ellos disfrutan de los sonidos relajantes, burbujeantes o gorgoteantes que producen estas características del jardín. Y, por supuesto, también pueden estar inclinados a beber de estas fuentes de agua, así que asegúrese de que sea agua alcalina, que se considera más preferible.

Así como decoramos el jardín con varios tipos de adornos para hacerlo más atractivo, la adición de seres de apariencia familiar, como gnomos y criaturas alienígenas, o adornos de tipo cósmico, son excelentes para atraer extraterrestres. Se sentirán más en casa con un entorno más espacial. Estos también se mezclan bien con plantas de aspecto alienígena. Además, incluya letreros en letras grandes, rodeados de luces, para que sepan que están en el lugar correcto:

  • "EXTRANJEROS BIENVENIDOS - NO SE NECESITA VISA"
  • "ESTACIONAMIENTO PARA EXTRANJEROS SOLAMENTE"
  • "CRUCE DE OVNIS"
  • "PAZ EN LA TIERRA"
  • "GRACIAS U-FO VISITAR"

Si bien hay una cantidad considerable de terrenos rocosos que se pueden tener en la galaxia para que las especies exóticas consideren visitarlas, ¿por qué no invitarlos a una estadía prolongada aquí en la Tierra? Tenemos mucho que aprender de estas formas de vida inteligentes e incluso pueden resultar beneficiosas para el jardín.

Ahora que sabes cómo atraer a los extraterrestres al jardín, esperamos que te pongas manos a la obra para hacerles saber que TODOS son bienvenidos aquí ... dentro de una razón de todos modos. Sin embargo, tenga en cuenta que algunos extraterrestres pueden ser problemáticos e invasivos, con el potencial de propagarse y desplazar nuestros árboles y plantas naturales. Es posible que desee investigar varias especies exóticas de antemano para evitar problemas futuros.

¡Feliz jardinería y April Fools!


Los mejores videos y encuentros de avistamientos de ovnis de 2021

Comenzamos 2021 de la misma manera que comenzamos 2020, con la aparente expectativa de una gran liberación de información combinada con una admisión de conocimiento previo sobre la existencia de ovnis y vida extraterrestre. Esencialmente, "divulgación".

Por supuesto, aún está por verse si llega esa revelación. Sin embargo, los avistamientos de luces y objetos extraños en los cielos de nuestro planeta han continuado durante las primeras cuatro semanas del nuevo año, lo que sugiere que 2021 será un año ajetreado para todo lo relacionado con los ovnis.


Prueba de vida extraterrestre

No importa cuán avanzados se hayan vuelto los humanos, todavía hay muchas cosas que no pueden ser explicadas por la ciencia o por los científicos convencionales. En varios textos de casi todas las civilizaciones o incluso en la Biblia, se menciona a demonios y ángeles que han venido descendiendo de los cielos y han luchado o ayudado a la humanidad. Si bien hay teorías para desacreditar, hay muchas evidencias que prueban que los demonios no son más que extraterrestres disfrazados. Aquí hay 10 evidencias para probar esta teoría.

(Alien espeluznante en el cuerpo de un demonio grabado en cinta)

(1) Los demonios siempre han tratado a la humanidad con crueldad y eso es exactamente lo que hacen algunos de los presuntos extraterrestres después de secuestrar a los humanos. Se cree que los demonios torturan a las personas y los extraterrestres tampoco hacen más que torturar mientras someten a los humanos secuestrados a diversos experimentos.

(2) Se cree que los demonios se aprovechan de los seres humanos y es por eso que dependen de los humanos. Del mismo modo, los extraterrestres también dependen de los humanos, ya que aparecen con bastante frecuencia en los cielos de la tierra y secuestran personas.

(3) Si hay que creer en las afirmaciones, las abducciones extraterrestres se pueden detener invocando el nombre del santo señor. También se cree que los demonios le tienen miedo al nombre de Jesucristo.

(4) Si bien se cree que los extraterrestres están ayudando a los humanos con la ciencia y la tecnología, si se mira más de cerca, todas las tecnologías que supuestamente comparten los extraterrestres son básicamente de naturaleza destructiva y van en contra del bienestar de la humanidad.

(5) Según las personas que tuvieron encuentros con extraterrestres, emiten olores horribles, muy parecidos a los atroces demonios sobre los que leemos en varios textos.

(6) Según los textos míticos, los demonios podrían cambiar su apariencia y parecerse a los humanos. Hay muchos relatos de primera mano de varias personas que afirman haber tenido encuentros con extraterrestres que se parecían exactamente a los humanos.

(7) Según los diversos textos religiosos, los ángeles solían descender de los cielos, lo que indica el hecho de que no eran más que extraterrestres. Satanás, la encarnación del mal y la cabeza de los demonios no es más que un ángel caído, por lo tanto, es obvio que Satanás y todos los demonios controlados por él también son extraterrestres.

(8) Las personas que han tenido encuentros con extraterrestres afirman que los extraterrestres tienen la capacidad de desaparecer en el aire de repente, al igual que los diversos cuentos de demonios que se encuentran en los libros míticos.

(9) Los demonios difícilmente aparecerían en medio de una multitud o en lugares donde haya suficiente luz. Del mismo modo, tampoco se ha escuchado nunca que se hayan visto extraterrestres en lugares concurridos o durante el día. Esto apunta al hecho de que los extraterrestres son en realidad demonios disfrazados.

(10) Muchos demonios están siendo descritos como híbridos reptiles de humanos. Hay muchas descripciones de extraterrestres que coinciden con la descripción de los demonios donde ambos son vistos como híbridos reptiles de humanos.

Aunque hay afirmaciones de que los extraterrestres han ayudado y siguen ayudando a los humanos a evolucionar, no existen pruebas definitivas de ello. Por otro lado, son muchos los casos de daño, destrucción y secuestro causados ​​por extraterrestres que ciertamente hacen evidente que los extraterrestres no son en absoluto amigables con los humanos, y en realidad son demonios disfrazados.


El alien

Cuento de ciencia ficción: The Alien

Cuento corto - El extraterrestre
Crédito de la foto: cbikle de morguefile.com

Era un día frío de junio. Me apresuré a casa después de mis compras, lo que me había dejado el ánimo alto y el bolso agotado. Estaba oscuro, las sombras se superponían unas a otras en el suelo mientras caminaba por la acera, antes de entrar en el sendero de mi jardín. Hacía frío y tenía mucha hambre después de haber resistido los bocadillos y helados en los restaurantes del centro comercial. De alguna manera el hambre creciente me puso irritable y corrí a mi casa.

Justo cuando subía los escalones que conducían a la puerta, un deslumbramiento repentino golpeó mi ojo. Un torrente de luz se había volcado sobre la casa y sentí el resplandor de mil soles cayendo en cascada sobre mí. El blanco deslumbrante cegó mis ojos. Dejé caer mis bolsas de la compra a mi alrededor y me protegí los ojos del diluvio. Me quedé quieto presa del pánico.

Mirando hacia arriba vi una vista fascinante. Fue un ovni. Era una réplica exacta de las de los cómics y las películas de ficción, por lo que no podría haberla confundido con ninguna otra cosa. Y, efectivamente, mis ojos vagaron alrededor de la nave para ver si surgía algún extraterrestre.

En el mismo instante sentí un tirón en mi sari pallu. Me quedé asombrado al ver a un extraterrestre, de apariencia muy humanoide. Y, por supuesto, era verde mar, como siempre los retrataban, y se quedó allí con sus extraños ojos enormes esforzándose por verme, los párpados revoloteando como si fuera miope. Sus ojos estaban llorosos con sombras de arco iris flotando en ellos de manera muy extraña, y me sentí magnetizada. Llevaba un casco de metal plateado brillante que en realidad era su cabeza. La inevitable antena (como los dos tentáculos que se encuentran en la cabeza de un caracol) brillaba y brillaba en tonos fluorescentes de verde y rojo como si fueran semáforos. Se convirtió en un espectáculo demasiado interesante para que yo sintiera miedo, mientras mis ojos exploraban a este intruso fascinante.

Su cabeza tenía forma de mango y su boca se ensanchaba y se contraía de vez en cuando en una sonrisa perpetua que se extendía hacia la derecha detrás de su cabeza. Me sentí aliviado de que no fuera escamoso, como algunos de los de los cómics. Reuní valor y dije: "¡Hola!"

El alienígena asintió como en reconocimiento, pero no fue así. Asintió todo el tiempo, incluso cuando no le había hablado. Como parecía tener un temperamento agradable, me volví más valiente y le ofrecí mi hospitalidad preguntándole si necesitaba comida. Él sonrió y asintió con la cabeza, y dudaba que me entendiera.

Esta vez le di un toque suave en el estómago y me sorprendió descubrir que sonaba muy metálico aunque no lo parecía. Era casi un tambor.

Aún así, repitió la sonrisa y asintió.

A estas alturas estaba disfrutando de este extraño encuentro, considerando que no era dañino, y realmente deseaba comunicarme con él. Tenía miedo de que despegara abruptamente, como siempre pasaba en las películas que había visto. Toqué su barriga de nuevo y

Dijo: —¿Comida? Hice un sonido como si estuviera masticando. Sonríe, asiente. Sonríe, asiente.

"¿Beber?" E hice un sonido de trago.

Lo miró desconcertado, los tonos del arco iris arremolinándose salvajemente en sus ojos. Me quedé paralizado ante la vista, porque era una vista verdaderamente espectacular. Cogí un tetrapaquete de Amul Lassi de las bolsas de la compra que había abierto y perforé el bloqueador plateado. Le ofrecí esto a mi amigo alienígena.

Y probé una manzana, una naranja, un paquete de semillas de comino. Luego agité un sobre de Sambar Podi Shakti Masala, sin resultado.

Palabras como "nevera", almuerzo, chappathis, arroz no tenían absolutamente ningún sentido para él.

La próxima vez que le di unos golpecitos en la barriga, escuché algunos sonidos estáticos como si fuera una radio estropeada. Siguieron pocos pitidos y la antena de su cabeza de metal destellaron pequeñas luces de relámpago.

Me quedé allí preguntándome si estaba teniendo una experiencia psíquica. ¿Me he vuelto paranormal? Esperaba que mi avistamiento de este humanoide no fuera algún tipo de cambio en la energía electromagnética en sus inmediaciones.

El OVNI brillantemente iluminado se había alojado en el campo más allá y, como todos los OVNIs que había visto en las películas, atenuó sus luces y permaneció como una enorme sombra oscura en el fondo. Algunas luces de serie se encendieron y se apagaron para recordarnos su presencia.
Le hice un gesto a mi amigo para que entrara en la casa. Di algunos pasos hacia adelante y comencé a subir las pocas escaleras que conducían a mi terraza. Estaba sorprendido y feliz de encontrar que el alienígena no había aflojado su agarre en mi sari pallu. Se deslizó conmigo y subió flotando las escaleras. Cada uno de sus movimientos me fascinaba. Solo había tenido que reducir la velocidad y observar cada uno de sus movimientos. No pude entender cómo se movilizó sin piernas ni pies.

Sin embargo, dejó de moverse una vez que estuvimos en la terraza. Se volvió hacia su nave espacial y emanó algunos de sus pitidos y sonidos estáticos. Escuché un suave crujido de la nave en respuesta.

El alienígena dio la vuelta en un círculo completo, sonriendo y asintiendo sin parar, y me miró directamente a los ojos. Dos puntitos de luz como dagas afiladas atravesaron la mía. Luego me hizo lo que yo había hecho. Tocó mi estómago con sus delgados dedos unas cuantas veces y dejó escapar más sonidos estáticos. Luego se volvió hacia la nave espacial, bajó flotando las tres escaleras como si fuera un espíritu y desapareció en la nave espacial. Más luces. Más pitidos. Más sonidos crepitantes. Un gran woosh. Y me quedé allí, en el frente de mi casa, solo con mis pensamientos y completamente perplejo. ¡Una terrible soledad llenó mi corazón y odié ver a mi alienígena irse!

Entré a mi casa como un zombi y miré por la ventana para ver un pequeño punto girar y desaparecer como siempre lo hacía en mis libros. Me desmayé.

Dormí un sueño intermitente y me desperté en una cama de hospital. Mi enfermera me dio el desayuno, pero el hambre se me escapó. Había perdido todo el apetito. Pregunté por mi alienígena y me dieron una pastilla para hacerme adormecer. Cuando me desperté, todavía no sentía hambre y rechazaba toda comida. Todo el mundo estaba muy preocupado porque no había comido durante tres días. Luego cuatro. Luego cinco.

—¡Siete! —dijo alguien más.

—¡Ocho! —dijo la voz alta de mi marido. Y luego me desperté.

Sí, eran las ocho de la mañana, ¡y aquí estaba suspirando por mi extraterrestre en mi sueño!


Elizabeth Klarer era una mujer sudafricana que afirmó haber sido contactada por extraterrestres varias veces entre 1954 y 1963. La primera visita de Klarer habría ocurrido alrededor de los siete años y fue una de las primeras mujeres en reclamar una relación sexual con un extraterrestre.

Promovió un ideal de un mundo mejor y creencias en una conciencia cósmica. En su libro Más allá de la barrera de luz, se esforzó por transmitir un mensaje de paz, amor, comprensión y ecologismo, que atribuyó a la sabiduría superior de una civilización venusiana avanzada e inmaculadamente utópica.

Me gusta anomalien.com en Facebook

Para mantenerse en contacto y recibir nuestras últimas noticias

Ella promovió teorías de conspiración de un encubrimiento internacional que esencialmente mantendría información vital del público, y afirmó haber sido amenazada con secuestro para presionarla a revelar detalles sobre tecnología alienígena.

Cómo todo empezó

Elizabeth nació en 1910 en Mooi River, Natal, como la hija menor de SB y Florence Woollatt.

A los siete años, Elizabeth y su hermana mayor Barbara tuvieron su primer supuesto encuentro OVNI. Mientras alimentaban a sus cachorros de Sealyham fuera de la casa de campo, Elizabeth y su hermana afirmaron haber presenciado un disco plateado bañado en un brillo nacarado que se abalanzó sobre ellos.

Simultáneamente, se observó un planetoide gigante, de color rojo anaranjado y con cráteres, orbitando y girando en lo alto de la atmósfera. El disco se habría apresurado a encontrarlo, paseándolo y guiándolo hacia el norte, mientras el planetoide dejaba un rastro de humo a su paso.

Solo unos meses después, habría tenido otro avistamiento en compañía de Ladam, su administrador de la granja zulú. Ladam interpretó el avistamiento en términos de la mitología zulú. Elizabeth a veces aludió a un avistamiento incluso anterior, a los tres años en 1913/14.

Elizabeth se matriculó en el Colegio Diocesano de Santa Ana en Pietermaritzburg y se mudó a Florencia, Italia, para estudiar arte y música. A partir de entonces, completó un diploma de cuatro años en meteorología en Girton College, Cambridge, y su primer marido le enseñó a volar una avioneta Tiger Moth.

En 1932, las tres hermanas Woollatt y Maureen Taylor formaron el equipo de polo de Connington y empataron un partido contra el equipo femenino de Durban, que se considera el primer partido femenino registrado oficialmente en Sudáfrica.

Durante un vuelo de 1937 de Durban a Baragwanath en un avión Leopard Moth, ella y su esposo habrían visto un platillo que se acercó, se deslizó y luego partió de ellos. Durante la Segunda Guerra Mundial ocupó un puesto de responsabilidad en la inteligencia de la RAF.

Ella creía en los poderes telepáticos y trató de mejorar estas habilidades desde su juventud.

Colina del platillo volador

En 1954, su hermana May, entonces residente en la granja Whyteleafe en la región central de Natal, le contó que los nativos zulúes informaban sobre apariciones del pájaro relámpago en el cielo. En respuesta, Elizabeth y sus hijos viajaron desde Johannesburgo a la granja, y ella ascendió a Flying Saucer Hill al día siguiente, 27 de diciembre.

Allí afirmó haber visto a la nave estelar descender y flotar a tres metros sobre el suelo, mientras solo emitía un suave zumbido. Su casco giraba, aunque su cúpula central permanecía inmóvil. El astronauta que más tarde se identificaría a sí mismo como Akon era claramente visible a través de uno de los tres ojos de buey. Sin embargo, una barrera de calor que emanaba de la nave le habría impedido acercarse, y su nave exploradora partió de nuevo.

La pintura del alienígena llamado Akon del planeta Meton.

Unos 18 meses después, volvería a visitar la cima de la colina, después de más informes sobre el pájaro relámpago. En esta ocasión, el 7 de abril de 1956, Akon la habría llevado a bordo de su nave exploradora, una nave de unos 18 metros de diámetro.

Una vez dentro, habría conocido a un segundo piloto, fornido y de piel más oscura que Akon, quien supuestamente era un botánico destacado, además de astrofísico, de profesión. Al parecer, se le mostró una lente que ofrecía vistas de la tierra y las personas a través del piso de la nave.

Con solo un zumbido que emanaba de abajo y sin sentido de movimiento, habrían sido transportados a la enorme nave nodriza en forma de cigarro que tenía un interior parecido a un jardín. Después de conocer a sus habitantes, habría sido devuelta a la cima de la colina, un arreglo similar al que se hizo entre Adamski y Orthon en 1952.

Durante el encuentro se intercambiaron besos y Akon reveló que Elizabeth era de hecho una venusiana reencarnada y una alma gemela perdida hace mucho tiempo. Explicó además que con poca frecuencia tomarían como compañeras a mujeres terrestres, ya que la descendencia fortalecería su raza con una infusión de sangre nueva. También afirmó que varios venusinos vivían subrepticiamente entre la gente.

Desde las 17:45 del 30 de abril de 1956, varios observadores independientes notaron un resplandor rojo constante en una sección rocosa de la colina, que permaneció allí hasta las 2:00 de la mañana. No se pudo encontrar ninguna señal de fuego después.

El 17 de julio de 1956, después de que se vendiera la granja de su familia, hizo una visita posterior al área y afirmó haber tomado una serie de 7 fotos de la nave exploradora de Akon usando la simple cámara de caja Brownie de su hermana (o hija).

Los intensos destellos de luz se habrían convertido en una embarcación gris opaca envuelta en una neblina de calor brillante. Durante toda una hora, el disco se habría disparado silenciosamente sobre una colina cerca de la casa de campo, haciendo varios desvíos entretejidos, y habría brillado plateado a la luz del sol antes de desaparecer de la vista.

Edgar Sievers, un ufólogo de Pretoria, declaró que su familia la vio salir sola de la granja y sugirió que a la frágil Elizabeth le habría resultado difícil arrojar el tapacubos de un automóvil y fotografiarlo al mismo tiempo. También afirmó que no se había ilustrado ninguna marca de tapacubos que se pareciera lo suficiente al disco en las fotos.

Espacio-maternidad

En abril de 1958 habría comenzado una serie de contactos que diferenciarían su historia del estándar de la década de 1950. Estas visitas de Akon habrían culminado en un encuentro de un día con Elizabeth en el altiplano de Cathkin Peak, donde supuestamente le obsequió un anillo de plata que realzaba su conexión telepática. Su amor fue luego consumado y un niño fue concebido a su avanzada edad de 48 años.

“Me entregué en éxtasis a la magia de su amor, nuestros cuerpos se fusionaron en unión magnética como la esencia divina de nuestros espíritus se convirtió en uno”, afirmó Elizabeth.

Después de un embarazo terrestre, ella (con su automóvil MG) habría sido transportada en 1959 al planeta natal de Akon, Meton, supuestamente orbitando Proxima Centauri en el cercano sistema de estrellas múltiples Alpha Centauri. Allí habría dado a luz al niño varón.

Su hijo, Ayling, se quedó en Meton para recibir educación, mientras que Elizabeth regresó a casa a regañadientes. Las vibraciones planetarias de Meton afectaron su corazón y, en consecuencia, no se le permitió regresar allí, sino que recibió visitas de seguimiento de Akon y Ayling.

Todo el viaje, la entrega y el viaje de regreso supuestamente requirieron menos de cuatro meses, lo suficientemente largo como para permitir una estadía de nueve años en Meton.

“No había ciudades ni rascacielos como la gente de la Tierra los conoce en cualquier lugar de Meton. Las casas estaban esparcidas en terrenos parecidos a un parque ... Había una abundancia de todas las cosas que la civilización necesitaba: comida, agua y todos los materiales para la construcción, un suministro ilimitado de energía disponible de la atmósfera y el Universo, sin escasez de ningún tipo sistema monetario en absoluto ”, dijo Elizabeth.

Klarer tomó mucho más tiempo antes de publicar un libro, Más allá de la barrera de luz (1980), sobre sus aventuras extraterrestres. En su gira mundial de conferencias a fines de la década de 1950, George Adamski se propuso visitar Sudáfrica y buscar a Klarer para conversar sobre su variedad de experiencias con los amables y sabios "hermanos del espacio". En ese momento, Klarer no era el único seguidor de Adamski en experimentar la maternidad espacial reclamada.

Años despues

Después de la muerte de su hermana y su cuñado, Elizabeth regresó de Natal a Johannesburgo. Allí trabajó durante un tiempo en una librería de la CNA, pero encontró la vida en la ciudad asfixiante. A partir de la década de 1950, sus extravagantes afirmaciones la convirtieron en la favorita de la prensa, a la que también le encantaba ridiculizarla.

Sin embargo, dio la bienvenida a cualquier prensa, ya que la difusión del mensaje de Akon era primordial, una tarea vital de extrema importancia. Edith Nicolaisen notó el relato de sus observaciones y experiencia de contacto en Flying Saucer Review de noviembre a diciembre de 1956.

La correspondencia de Nicolaisen con Elizabeth consta de 23 cartas, escritas entre 1956 y 1976. Publicó la historia de Klarer en el librito Yo rymdskepp över Drakensberg en 1959, y apareció una segunda edición en 1967.

Desde 1960 hasta 1966, Elizabeth trabajó en el manuscrito de su libro, que ahora incluía la saga de amor de Akon, ya que no podía "ocultar la verdad en estos asuntos".

En 1968, Elizabeth accedió a ser entrevistada por la ufóloga Cynthia Hind, y el artículo de Hind sobre su historia apareció en la revista Fate de agosto de ese año. La ufóloga Kitty Smith estableció contacto con Elizabeth después de leer sobre ella en la revista Outspan, y afirmó haber visto el barco de Akon en enero de 1984.

Cuando otra sudafricana, Ann Grevler, afirmó tener contacto con extraterrestres a fines de la década de 1950, Elizabeth fue franca y le lanzó varios desafíos para defender sus declaraciones en un foro abierto. Asimismo, denunció el supuesto contacto de Philipp Human a través de un médium en trance, y esto provocó una ruptura entre ellos.

En su opinión, la gente del espacio nunca se rebajaría a tales métodos. En 1975 fue invitada por Hermann Oberth para asistir al XI Congreso Internacional de Grupos de Investigación OVNI en Wiesbaden, Alemania. Allí pronunció un discurso el 2 de noviembre, por el que recibió una ovación de pie. En mayo de 1992, Smith organizó una charla de Klarer en el Club de objetos voladores no identificados en Pietermaritzburg. Esto fue tan popular que la multitud se hizo demasiado grande para hacer frente.

Elizabeth conmemoró fielmente el 7 de abril aniversario de su unión con Akon al regresar a Flying Saucer Hill. En una ocasión se hizo amiga de los pilotos de helicópteros de la SAAF que buscaban refugio en la finca durante una tormenta, y facilitaron las visitas al cerro cuando un paseo a caballo se volvió demasiado difícil para ella.

Su tercer marido, Aubrey Fielding, murió en 1981 y sus cenizas quedaron esparcidas por la colina. Elizabeth murió de cáncer de mama a los 84 años, dejando su segundo libro El archivo de gravedad inconcluso.

El libro habría llenado los vacíos del primero, además de dilucidar los aspectos militares y políticos de la investigación OVNI y explicar la tecnología de "propulsión por electrogravedad" de Akon. Antes de su muerte, le contó a sus conocidos que Ayling (como Akon) ahora era un astrofísico, que estaba cruzando el universo con su padre, su mujer espacial Clea y su hijo.


Ver el vídeo: Cómo comunicarse con EXTRATERRESTRES. Ciencia sin ficción. El País Semanal


Artículo Anterior

Mancha foliar por Alternaria en cultivos de col - Manejo de la mancha foliar en hortalizas de col

Artículo Siguiente

Árboles de hoja caduca de la zona 4: elección de árboles de hoja caduca resistentes al frío